Home Animales Cuestionarse el tener un animal de compañía

Cuestionarse el tener un animal de compañía

E-mail Imprimir PDF

burrita

 

 

 

PREGUNTAS QUE TODA PERSONA RESPONSABLE DEBE HACERSE ANTES DE TENER UN ANIMAL DE COMPAÑÍA

(The Humane Society of the United States)

 

 

 

 

 

 

  1. ¿Por qué quieres una mascota? Es increí­ble cuántas personas no se preguntan esto tan simple antes de acoger un animal de compañía. Tener una mascota simplemente porque es lo que la gente "hace" o porque los niños han estado lloriqueando por un cachorro generalmente termina en un gran error. No te olvides de que algunas mascotas pueden estar contigo 10, 15 o incluso 20 años.
  2. ¿Tienes tiempo para una mascota? Perros, gatos y otros animales de compañí­a no pueden ser ignorados simplemente porque estés cansado u ocupado. Necesitan comida, agua, ejercicio, educación, cariño y compañí­a cada dí­a de cada año. Muchos animales en los refugios están allí­ porque sus dueños no pensaron realmente cuánto tiempo llevaba cuidar de ellos.
  3. ¿Puedes permitirte económicamente una mascota? Los costes de mantener una mascota pueden ser bastante elevados. Licencias, clases de educación, esterilización y castración, cuidados veterinarios, cepillados, juguetes, comida, arena de gatos, y otros gastos son cosas que suman rápidamente.
  4. ¿Estás preparado para ocuparte de los problemas que puede ocasionar una mascota? Infestaciones de pulgas, muebles arañados, accidentes de animales que no están educados para estar en una casa y emergencias médicas inesperadas son lamentables pero son aspectos comunes a la tenencia de una mascota.
  5. ¿Puedes tener una mascota en el lugar donde vives? Muchas comunidades de vecinos no permiten mascotas, y la mayorí­a de ellos tienen restricciones. Asegúrate de cuáles son antes de traer un compañero peludo a casa.
  6. ¿Es para ti un buen momento para tener una mascota? Si tienes niños de menos de seis años, por ejemplo, tendrí­as que considerar el esperar algunos años antes de adoptar un compañero. Un animal no es un juguete y la educación de los niños absorberá todo tu tiempo. La tenencia de mascotas requiere tiempo y niños que sean suficientemente maduros para ser responsables. Si eres estudiante, si estás en el servicio militar, o viajas asiduamente como parte de tu trabajo es sensato esperar a estabilizarte.
  7. ¿Son tus hábitos de vida adecuados para el animal que tienes en mente? El tamaño de la mascota no es la única variable en la que tienes que pensar aquí­. Por ejemplo, algunos perros pequeños como los terriers son muy activos. Necesitan mucho ejercicio para poder calmarse, y generalmente ladran con cualquier ruido. Por otro lado, algunos perros grandes son muy tranquilos y están felices y contentos con sólo dormir en el sofá todo el dí­a. Antes de tener una mascota, haz algo de investigación. De este modo, te aseguras de elegir el animal que encajará con tu estilo de vida.
  8. ¿Sabes quién cuidará de tu mascota cuando estés de viaje o de vacaciones? Necesitarás tener amigos o vecinos de confianza o dinero para pagar a un refugio o una residencia de animales.
  9. ¿Podrás ser un compañero responsable? Tener tu mascota esterilizada o castrada, cumplir las leyes y las ordenanzas, mantener puestas las chapas de identificación en el animal son todas cosas que forman parte de ser un dueño responsable. Por supuesto, dar a tu mascota amor, compañerismo, ejercicio, una dieta sana y cuidado veterinario regular también son esenciales.
  10. ¿Estás preparado para mantener y cuidar a una mascota durante toda su vida? Cuando adoptas una mascota, estás comprometiéndote a cuidarle por el resto de su vida.

Sí, es cierto, ésta es una larga lista de preguntas. Pero si echas una vista rápida a un refugio entenderás porqué el contestar estas preguntas antes de tener una mascota es tan importante. Muchos de los animales abandonados de los refugios son cachorros de perros y gatos, ví­ctimas de personas irresponsables que permitieron que sus mascotas crí­en. Pero hay una cantidad bastante igualada de perros y gatos en los refugios que tienen más de un año que fueron acogidos por personas que no pensaron las responsabilidades que implica tener una animal antes de llevarlo a casa. Por favor, no cometas el mismo error.

Compartir tu vida con un compañero animal puede traer compensaciones increí­bles, pero sólo si estás dispuesto a dedicarle el necesario tiempo, dinero, responsabilidad y amor por el resto de su vida.