Home Animales Animales de compañía

Tenencia responsable de animales de compañía

E-mail Imprimir PDF

galga

 

 

Un animal de compañía no es un objeto. Un animal de compañía es un ser vivo que siente dolor,  placer y puede diferenciar una caricia de un desprecio. 

Convivir con un animal de compañía es un privilegio. Perros, gatos y otras mascotas nos dan lealtad y aceptación incondicional, constante compañerismo, e incluso nos ayudan a calmar el estrés después de un duro dí­a de trabajo.

Tener un animal de compañía implica una serie de responsabilidades hacia él mismo y hacia nuestra comunidad y nuestro entorno.

  1. RESPONSABILIDAD HACIA EL ANIMAL. Tendremos que ofrecerle: tiempo, amor, compañerismo, educación, ejercicio, una dieta sana y cuidado veterinario regular.
  2. RESPONSABILIDAD HACIA LA SOCIEDAD.  Tendremos que cumplir las ordenanzas,  leyes y, sobretodo, tendremos a nuestra mascota castrada o esterilizada.

¿Por qué consideramos que una persona RESPONSABLE tiene a su animal de compañía castrado o esterilizado? Porque, entre otros beneficios, la castración o esterilización es el método más efectivo que existe para evitar la sobrepoblación de animales, el nacimiento de las crías indeseadas y sus consecuencias inevitables: el abandono y el maltrato. Una pareja de perros y su descendencia, en siete años, llegan a engendrar 5500 perritos y una pareja de gatos y su descendencia, en el mismo periodo, pueden llegar a engendrar medio millón de gatitos. Una cifra alarmante y real que nos debe llamar a la reflexión antes de permitir más nacimientos.

Como la responsabilidad hacia nuestro animal de compañía durará TODA SU VIDA, la posibilidad de tenerlo debe ser cuidadosamente evaluada antes de que la decisión sea tomada. Para ello mirad las preguntas que toda persona responsable debe hacerse antes de tener un animal de compañía. Si veis que no podéis atenderlo responsablemente NO LO TENGÁIS, siempre podréis ayudar a la protectora más cercana como voluntarios o casas de acogida. También tenéis la opción más ética de compraros un tamagochi. 

Es triste ver animales vagabundos que han nacido en la calle, pero es más triste ver aquellos que se han criado en una familia humana y que “son entregados” a las protectoras o abandonados porque “no los pueden atender”.

El problema de los perros y los gatos sin hogar, que deambulan por las calles y procrean de manera descontrolada, es un problema social que requiere la participación responsable de cada ciudadano.

La sociedad debe ser solidaria con el sufrimiento de estos seres y evitar que desde la propia casa se propague el problema. La tenencia responsable es el primer eslabón para cortar la cadena de animales perdidos, abandonados y maltratados.