Home Campañas Sólo nos queda Europa para erradicar el maltrato, ACTÚA
E-mail Imprimir PDF

LA EUROPA DEL CIUDADANO RESULTA DUDOSA

 

El Diputado europeo Alain Lamassoure, en un informe del 27 de junio de 2008, ha subrayado que la Europa de los ciudadanos resulta “dudosa”  comparada con el progreso obtenido concretamente a nivel de integración económica. Según él, el retraso existente en la Europa de los ciudadanos deriva de tres razones:

  • La legislación europea permanece a menudo sin adaptar o se adapta de forma insuficiente para que los ciudadanos europeos puedan ejercer sus derechos.
  • Los largos plazos existentes para la recepción de las directivas por las legislaciones nacionales.
  • La información insuficiente, incluso si “existen fuentes de información”.

“En Francia, el Primer Ministro ha declarado, hace un año, en el consejo de Ministros que el 20% de las leyes dictadas en 2007 no se aplican. Una de cada cinco leyes no ha sido desarrollada porque el gobierno y las administraciones no han acordado elaborar los reglamentos para su aplicación. En Europa, seguimos de cerca. En la Comisión europea y en el Parlamento europeo, los porcentajes de recepción en los derechos nacionales de las Directivas adoptadas en Bruselas y Estrasburgo. Cuando lo analizamos, nos damos cuenta de que la calidad de las recepciones es mediocre: en lo referente a una veintena de leyes europeas, el plazo para su aplicación sobrepasa dos años. Todos los países europeos tienen este defecto a este nivel. Como media hay 49 sanciones tramitándose respecto de cada país. He propuesto que el Parlamento europeo nombre una comisión especializada en el seguimiento de la aplicación del Derecho europeo en los Estados miembros. Dicha Comisión tendría que investigar en los 27 países para analizar cómo se ha aplicado la misma ley o la misma Directiva europea”. Alain LAMASSOUREhttp://www.vie-publique.fr/actualite/allaune/europe-61-propositions-our-europe-du-citoyen.html 

Si la Europa de los Ciudadanos resulta dudosa, la Europa de los Animales, en contra de los convenios escritos, resulta prácticamente inexistente de hecho.